Otra cara de nuestro fútbol: Gonzalo Bravo, el joven chavense que estuvo a punto de quitarse la vida y encontró en la pelota un refugio para salir adelante

0

Lo sucedido el domingo 31 de julio en cancha de Independencia, aún resulta difícil de digerir para quienes seguimos de cerca la actualidad de la Liga Regional Tresarroyense. Por el hecho en sí mismo y por todo lo que vino después. Desde “Partido Clave”, consideramos que ayer era necesario iniciar el programa con un testimonio inspirador, que nos ayude a salir del pozo. Una de esas historias que rara vez son título central en las portadas de los diarios o concitan la atención de los canales de noticias, pero que también merecen viralizarse.

Gonzalo Bravo tiene 17 años y vive en Adolfo González Chaves. A su corta edad, ya jugó en los 3 clubes de la ciudad (inferiores en Huracán Ciclista, luego Independencia y ahora San Martín). Siempre fue arquero, pero varias lesiones de muñeca lo hicieron colgar los guantes y decidió probar suerte como delantero.

A principios de 2022 se enfrentó a una situación límite. La sumatoria de algunos problemas personales lo llevó a pensar en lo peor. De hecho intentó suicidarse. Pero su familia, atenta, supo interpretar ciertas señales y llegó a tiempo para salvarlo.

Hoy, Gonzalo lo cuenta con valentía y sabe que su experiencia puede ayudar a personas que viven circunstancias similares. A la hora de hablar de su recuperación, destaca 3 pilares fundamentales: el acompañamiento familiar, la ayuda profesional y el fútbol, otra terapia indispensable.

Por invitación de su amigo Matías Mir, este año desembarcó en San Martín. El entrenador, Cristian Di Rocco, también lo había dirigido en Independencia. Y se encontró con el mejor grupo que le ha tocado integrar, según sus propias palabras.

Debutó en segunda el domingo 15 de mayo, cuando el santo recibió a Copetonas en el Prado Español. Podría decirse que su estreno fue un cúmulo de causalidades, o una película con final feliz. Porque en principio iba a jugar en cuarta (la categoría preliminar) y por la lesión de un compañero, tuvo un lugar en el banco. Entró en el segundo tiempo. San Martín perdía 1-0 y su ingreso cambió el rumbo del partido. Fue la figura de la cancha y anotó el gol del triunfo, provocando la emoción de todo el estadio. El domingo 31 de julio volvió a convertir, en la goleada 4-1 sobre Argentino Junior.

A meses de terminar el secundario y con algunas carreras universitarias en mente, la mayor motivación de Gonzalo Bravo es entrenar todos los días a las 13 horas, después del colegio. Porque el fútbol es la otra parte de su vida, como él mismo lo define.

Escuchá la nota completa:

Foto: Gentileza Radio Activa

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here