El buen gusto inspirado en el pasado, destacado por La Nación por una vivienda en Claromecó

0

Compartimos la historia de vida de una familia, y su elección al momento de diseñar y elegir su nivel de confort para vivir en la localidad balnearia del distrito.

https://www.lanacion.com.ar/revista-living/en-claromeco-un-ranchito-vintage-donde-reinan-las-texturas-y-el-color-nid20052021/

El hallazgo de las aberturas determinó el planteo de este refugio de playa, donde cada objeto vale por el aporte de su pátina antigua al conjunto.

Junto a la ventana, una vieja máquina de coser con su mesa restaurada.
Martina Beato Vassolo

¿Se sueña para darle cauce a un deseo? ¿O los deseos dictan el armado de algunos sueños? En esta casa “hecha al revés”, como dice Andrea Scarabotti, su dueña y artífice, pasan ambas cosas. “Todo empezó hace cuatro años, cuando encontré estas aberturas de demolición provenientes de una misma casa: lo que había imaginado durante tanto tiempo, de pronto pareció posible”. Si ya tenía un proyecto en mente, descubrirlas cambió, si no el concepto general, su forma. “Por ejemplo, determinaron la altura del techo, para que cupieran con banderola”.

“Pensé que el compañero ideal para el sofá bordó sería uno dorado. Y apareció en una venta del barrio de Belgrano”. Imponente, el espejo dialoga con la puerta por su color, y con la alfombra por el motivo de su talla.
Martina Beato Vassolo

La decoración, conformada en un ciento por ciento por elementos usados, siguió el mismo camino de búsquedas persistentes y hallazgos azarosos, muchas veces en remates de Tres Arroyos, donde vivo; las más de las veces, por internet. “Incluso compré el terreno sin verlo. Me llamaron de la inmobiliaria para decirme que había uno disponible en esta zona, que me gusta porque es arbolada, y por eso mismo conozco de memoria. Reservé al instante. Pero no fue tirarse a la pileta, sino que sé bien lo que quiero”. A veces, parece, un sueño solo necesita una hendija por donde colarse.

“Desde el día en que empecé a vivir sola, siempre busqué lo antiguo. La casa de mis padres no tenía nada que ver con eso y era algo que anhelaba”

Andrea Scarabotti, dueña de casa y creadora de @ranchitovintage

El piso claro y continuo, la transparencia y la altura les dan un marco alegre a muebles de distinto origen y un fin común: crear una atmósfera de casa como de abuela, de campo, que pareciera original.
Martina Beato Vassolo

“Yo quería un ranchito de chapa para los veranos en Claromecó. Con mi marido (fundamental en la logística, su saber de contador, su compañía en el proceso) seguimos acá desde el fin de la temporada”.

Las aberturas marcaron el diseño de los espacios y su ambientación.
Martina Beato Vassolo

“Cuando le propuse a mi marido hacer un ranchito de chapa, él se imaginó un galpón frío y desangelado. Después de un viaje a Villa la Angostura, coincidimos en revestir los interiores con machimbre de pino”.

Hice la dirección obra”, nos cuenta Ana, que estudió unos años de arquitectura y contó con el asesoramiento de su hermano arquitecto. “Si no reparás en el microondas, la pava y el horno eléctrico (que tengo agrupados) te da la sensación de esas cocinas de antes”.

Delicioso, el artefacto a kerosene fue adaptado para gas.
Martina Beato Vassolo

“Las mayólicas son una maravilla: parecían hechas para rodear la cocina rosa viejo. Una vez más, fui de atrás para adelante. No busqué equis cantidad; con las que encontré, armé el diseño”.

Imperfecta armonía
El cuarto principal, simple y acogedor. Con pocos muebles, pero gran efecto.
El cuarto principal, simple y acogedor. Con pocos muebles, pero gran efecto.Martina Beato Vassolo

“Conseguí casi todo por internet, mirando fotos. Nunca dudé, siempre confié. Es cierto que a veces falta un cairel o un mosaico viene cachado. Pero jamás puse el foco en la obsesión de lo perfecto sino en la armonía del conjunto”.

Uno revestido en madera; otro en chapa. Los dos de igual estilo campero y vintage.
Uno revestido en madera; otro en chapa. Los dos de igual estilo campero y vintage.Martina Beato Vassolo

“No solo muebles, ¡hasta los sanitarios son de época! Más allá de Tres Arroyos, por Marketplace los pesqué en Azul, Bahía Blanca, Olavarría o Buenos Aires. Cuando mi hijo viajaba, lo mandaba a buscar las cosas. Me puse cancherísima. Fue un ejercicio constante de la decisión veloz y económicamente conveniente”.CASI SIN OBRA. UNA BLOGGER NOS CUENTA CÓMO RECICLÓ SU CASA POR MEDIO DE LA DECO

Verde para los ojos y el alma

Los viejos botellones, a tono con los postigos.
Los viejos botellones, a tono con los postigos.Martina Beato Vassolo

Para unificar, pinté los postigos y la carpintería de hierro en un tono que llamo ‘verde aparador’, por los que veía de chica. A veces me pregunto si era el único color que había o si era lo que mis ojos captaban, porque amo el verde desde siempre”.

Por acá y por allá, plantas de zapallo desplegándose con libertad. Una sección de la huerta, de la que se encarga el marido de Andrea
Por acá y por allá, plantas de zapallo desplegándose con libertad. Una sección de la huerta, de la que se encarga el marido de AndreaMartina Beato Vassolo

“Reivindico lo reciclado por una cuestión sustentable y, sobre todo, porque me provoca felicidad. Tal vez por eso el entusiasmo en compartir lo que hacemos en @ranchitovintage. Pero, en parte, empecé la cuenta para mostrar que se puede hacer una obra de otra manera y a bajo costo”, finaliza nuestra anfitriona.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here